El enigma  de Elgar y el existencialismo de Tchaikovsky se toman las interpretaciones de la OFB

La lucha del hombre contra el destino, el misterio y la descripción del curso del río Moldava son las temáticas que abordan las obras que interpretará la OFB el próximo 2 de febrero, en el Auditorio León de Greiff en el concierto que abrirá la programación de 2017 de la Orquesta Filarmónica de Bogotá.

De esta manera, el concierto, que estará bajo la dirección del alemán, Henrik Schaefer, quien fue director asistente de la Filarmónica de Berlín, abrirá con la obra El Moldava de Bedrich Smetana, dedicada al río más largo de la República Checa. Es una pieza cuyas melodías e instrumentos tienen el papel de describir el sonido de las fuentes del río, sus rápidos y hasta la variación de sus tonalidades.

El misterio se tomará el Auditorio con la interpretación de Variaciones Enigma de
Edwar Elgar, una obra en la que cada variación retrata a un amigo del compositor inglés. Lo interesante de esta pieza es que desde su estreno se dice que la conexión entre cada variación de la melodía guarda un misterio, que Elgar se llevó a su tumba.

El concierto cerrará con la Sinfonía n°. 4 de Tchaikovsky, quien dedicó esta obra a Nadezhda von Meck, su mejor amiga. Esta Sinfonía es la primera pieza en la que el compositor ruso toma al destino inevitable como temática principal, continuando con este mismo tema en su n° 5 y n°6 Sinfonía, consideradas así la trilogía del destino.

 

Director invitado: Henrik Schaefer, Alemania

Llegó como violista a la Filarmónica de Berlín en 1991. Apenas tenía veintidós años y fue el músico más joven de la Orquesta. Tres años más tarde, sin abandonar su lugar, inició estudios de dirección que le tomaron de 1994 a 1998. Cuando la Filarmónica de Berlín comenzó a buscar un director asistente para Claudio Abbado, Schafer se presentó a la selección y resultó escogido. En 2003 se encargó del ensayo final para el concierto de despedida de Abbado, ya mortalmente enfermo. Ahora es uno de los directores más queridos y admirados en Suecia, donde se las ha ingeniado para montar óperas de Wagner y producir el sonido que el compositor imaginó para su teatro de Bayreuth, aún sin contar con la arquitectura de esa sala. Cuando reaparece para recibir el aplauso del público al terminar un concierto, los asistentes observan el agotamiento por el empeño en producir cada nota, su alegría y la de los músicos.

Cuándo y dónde

Jueves 2 de febrero, en el Auditorio León de Greiff, a las 5 p.m. Entrada gratuita