Majestuosa, vibrante y trasgresora, así es Carmina Burana, un canto a los placeres terrenales y una crítica a los estamentos sociales impuestos en la Edad Media. Esta obra, una de las más populares del repertorio orquestal, llega este jueves, a las 7:30 p.m., al auditorio León de Greiff, donde la Orquesta Filarmónica de Bogotá y la Orquesta Filarmónica del Estado de Hamburgo protagonizarán un concierto binacional, en el que, bajo la dirección del reconocido maestro norteamericano Kent Nagano, interpretarán esta pieza creada en 1934 por Carl Orff.

El concierto se realizará a beneficio del programa Cien mil niños al Mayor del Teatro Julio Mario Santo Domingo, contará con la participación de la soprano colombiana Juanita Lascarro, el tenor colombiano Hans Ever Mogollón y el barítono chileno Patricio Sabaté.

En escena también estarán el Coro de Artistas Formadores, el Filarmónico Juvenil e Infantil de la OFB, la Sociedad Coral Santa Cecilia, el Coro Infantil Batuta San Rafael, y el Coro Filarmónico de Bogotá.

 

De manuscrito a obra aclamada por el público
Aunque el nombre de Carmina Burana se popularizó en el siglo XX por la obra de Carl Orff, la cual lo condujo a la fama, su origen data del siglo XII, pues era el título de un documento denominado códice medieval, que contenía poesía escrita por clérigos desertores, mejor conocidos como goliardos, quienes plasmaban en sus escritos su inconformismo con la iglesia y la corona; y, bajo la filosofía del Carpe Diem (aprovecha el día), hacían también gala de los placeres de la vida.

De esta manera, estos escritos se convirtieron en un manuscrito que fue publicado en 1847, sus temas polémicos salieron a la luz en 1934 cuando Carl Orff tomó 24 de sus textos y escribió música para cada uno de ellos. Su estreno fue en 1937, desde entonces ha sido aclamada por el público en el mundo.

La obra Carmina Burana está estructurada en tres temas: Primavera, que es una exaltación de la naturaleza; En la taberna, una oda al vino en la que dominan las voces masculinas y La corte de amor, un canto al placer.

 

Kent Nagano, por primera vez dirige una orquesta colombiana
Reconocido por sus interpretaciones claras, elegantes e inteligentes, Nagano le muestra al público una nueva y renovada música a partir de versiones frescas del repertorio canónico.

Un periodo muy importante en su carrera fue su etapa como director artístico y principal de la Orquesta Sinfónica Alemana de Berlín, de 2000 a 2006. Con ellos Interpretó Moses y Aaron de Schönberg y en el Festival de Salzburgo interpretó tanto Der König Kandaules de Zemlinsky y Die Gezeichneten de Schreker. En junio de 2006, al final de su periodo con esta Orquesta, miembros de esta le otorgaron el título de director honorario, reconocimiento que solo ha sido dado en dos oportunidades, en los sesenta años de historia de la orquesta alemana.

Muy solicitado como director invitado, Nagano ha trabajado con las orquestas más reconocidas del mundo, incluyendo las Filarmónicas de Berlín, Viena y Nueva York, la Sinfónica de Chicago, la Staatskapelle de Dresde y la Gewandhaus de Leipzig.

Tiene actualmente vínculos con Sony y también ha grabado para Erato, Teldec, Pentatone y la Deutsche Grammophon, como también para Harmonia Mundi, con las que ganó premios Grammy por sus trabajos discográficos del Doktor Faust de Busoni con la Ópera Nacional de Lyon, Pedro y el Lobo con la Orquesta Nacional de Rusia y L’amour de Loin Saariaho con la Orquesta Sinfónica Alemana de Berlín.

 

Dónde y cuándo
Bajo la dirección de Kent Nagano, en el Auditorio León de Greiff, jueves 6 de octubre a las 7:30 p.m. (boletas en Primera Fila), el costo de la boleta es de: 20, 60 y 80 mil pesos.

mapa